Todo lo que debes saber sobre el nexo causal en las reclamaciones al seguro

By 8 septiembre, 2020Actualidad, Artículos
Todo lo que debes saber sobre el nexo causal en las reclamaciones al seguro

Los accidentes son imprevistos, eso está claro, pero también son una cuestión del día a día, pues ocurren por acción u omisión; al final las consecuencias recaen sobre terceros (daños personales o materiales), y esto  tiene mucho que ver con la responsabilidad civil.

Y no solo aplica para cuando se producen accidentes viales, sino también en una empresa, cuando un trabajador se lesiona, y cuando en un edificio algún vecino perjudica a otro (con o sin querer) en medio de una construcción o filtraciones.  Entonces, bien, te preguntarás qué tiene que ver todo esto con el nexo causal, y la realidad es que tiene una relación muy estrecha.

¿Qué es el nexo causal?

Antes de irnos a fondo sobre el tema del nexo causal en las reclamaciones al seguro, es necesario entender el concepto. Cuando hablamos de nexo causal nos referimos a la relación proporcional causa-efecto que permite determinar los hechos y bajo qué contextos se desarrollaron, así como la identificación de quién perjudicó y quién sufrió el daño.

También sirve como un conducto válido para la indemnización.

Planteándonos un escenario: Una persona va caminando por la calle, el semáforo está en rojo, pero aún así el coche, vulnerando la ley, avanza y arrolla a dicha persona. En este caso, el nexo causal tiene que ver con el ciudadano arrollado y con la persona que le arrolló.

Para darle más base aún a este escenario, citaremos el Artículo 1902 del Código Civil, el cual indica que: “El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo por culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”.

Falta de nexo y causalidad adecuada

Entonces, habiendo dejado claro el término y el ejemplo, es momento de hablar sobre las reclamaciones al seguro, pues estas empresas pueden afincarse en una falta de nexo causal, a su juicio, para zafarse de los reclamos que reciben por responsabilidad civil.

Resulta que cuando existen dudas en relación a la causa-efecto del nexo causal puede jugar en contra del afectado. Es por ello que es necesario hablar de la causalidad adecuada, que no es más que aquella que busca determinar que las acciones del responsable y si sus actos corresponden a una consecuencia natural o a un daño a propósito.

Por otro lado está la ruptura o falta de nexo. Esta se origina cuando en medio de la acción y el daño se genera una intervención externa que cambia la naturaleza del hecho.

La función

En síntesis, el nexo causal debe existir para que se pueda determinar la responsabilidad de los hechos y, en consecuencia, la causalidad adecuada puede establecer la relación para que el causante tenga la obligación de reparar el daño.

Es por ello que, en la mayoría de las veces, las compañías de seguros se pueden basar en cualquier espacio que genere dudas y apelar por un caso de “ruptura o falta de nexo” para no procesar el reclamo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies