¿Quién paga los daños del coche cuando no se puede determinar el culpable del accidente?

By 2 diciembre, 2019Artículos
accidente-coche

Cuando ocurre un accidente de tránsito, en ocasiones es difícil determinar quién se hará responsable de los daños del coche. Desde que las empresas aseguradoras intervienen en la resolución de este tipo de situaciones, suele hacerse un poco más sencillo. Sin embargo, en aquellos casos en los que no es posible atribuir responsabilidad directa, se hace uso de las normas subsidiarias del acuerdo, las cuales se basan a su vez en las normas de circulación y jurisprudencia de los tribunales.
Aun así, hay circunstancias en las que es muy complicado determinar responsabilidades y saber a ciencia cierta cuál conductor infringió la norma, es el responsable y por tanto quien debe pagar las reparaciones. En este tipo de situaciones cuando los daños son menores, es muy común que finalmente quede sin resolver.
Para determinar la responsabilidad en un accidente de tráfico, conviene revisar lo señalado en el artículo 1 de la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor que establece que el conductor es el responsable de los daños que pudiesen sufrir las personas o bienes con motivo de la circulación.

Cuando no puede determinarse el grado de culpa de cada conductor en un choque entre vehículos por falta de pruebas suficientes, ambos conductores deben responder por los daños ocasionados a los ocupantes del otro vehículo, esto según la doctrina de las indemnizaciones cruzadas.
Ahora bien, en el caso de daños personales, la víctima pierde el derecho a ser indemnizada únicamente cuando se determina que de forma exclusiva fue responsable del hecho, así como también por fuerza mayor en la conducción.
El principio de solidaridad social con la víctima es la base del régimen legal de la responsabilidad civil en cuanto a la circulación de vehículos, pero cuando los daños son solo materiales el panorama cambia y entonces se basa en el principio de la culpa o negligencia grave del conductor que causa el daño.
El Tribunal Supremo en la sentencia 536/2012 señala que la solución de resarcimiento proporcional es procedente solo cuando pueda acreditarse el concreto porcentaje o grado de incidencia causal de cada uno de los vehículos implicados.
En caso que ninguno de los conductores consiga demostrar que no tiene responsabilidad en el hecho, existen tres alternativas para darle solución al asunto:
Indemnización completa de los daños ocasionados al otro vehículo.
Indemnización del 50% de los daños ocasionados al otro vehículo.
Sin indemnización de los daños ocasionados al otro vehículo por neutralización de culpas.
En relación a esto el Tribunal Supremo fija posición en los casos de colisión recíproca de vehículos sin determinación del grado de culpa de cada conductor estableciendo que cada uno asumirá el 50% de la indemnización de los daños del otro vehículo. El pleno de la sala considera a esta la mejor solución dado que las otras dos podrían no ajustarse a la verdad y resultar injustas cuando no se pueden recabar las pruebas suficientes.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies