¿Qué es y para qué sirve un seguro de vida?

By 14 mayo, 2020Actualidad, Artículos
Que-es-y-para-que-sirve-un-seguro-de-vida

Muchas personas desconocen la finalidad de contratar un seguro de vida y terminan creyendo erróneamente que no sirven de nada. Se imagina que este seguro sirve para respaldar un crédito hipotecario, ahorrar para la jubilación… Lo cierto es que para cada uno de estos casos existe un tipo de seguro de vida diferente.
A veces incluso se cree que si tras un cierto periodo de tiempo se cancela una seguro de vida se pierde la totalidad del dinero acumulado en él, cuando claramente no es así.
Vamos a dejar atrás todo este tipo de dudas viendo que tipos de seguro de vida existen y cuáles se adaptan más a tu necesidades.

¿Qué es un seguro de vida?

Al igual que en cualquier contrato de seguro, el asegurador se compromete a indemnizar al contratante, a cambio de cobrar un dinero, si sucede el riesgo asegurado.

El seguro de vida pertenece al grupo de los seguros a las personas, ya son sobre estas sobre las que recae el riesgo asegurado.

En los seguros de vida, el principal riesgo es el fallecimiento del asegurado, que sufra una enfermedad grave o una invalidez permanente e incluso la supervivencia al término del contrato. En el caso en el cual el asegurado fallece, los beneficiarios cobran del asegurador el capital fijado en la póliza.

¿Para qué sirve un seguro de vida?

Se tiende a pensar que el dinero que se invierte en un seguro no se va rentabilizar o que supone un gasto innecesario, nada más lejos de la realidad.

Se trata de una garantía con la que ganar en tranquilidad ante determinadas circunstancias adversas, por ejemplo cuando falte el asegurado, contar con los recursos económicos necesarios para poder sacar adelante la familia.
No obstante, este seguro no solo sirve en caso de muerte, sino también en caso de una invalidez permanente disponer de unos ingresos económicos.
Es también un medio de ahorro, que sirva para afrontar deudas, la hipoteca, el préstamo de un coche o ayudar a pagar la universidad de los hijos. Además puede hacerse uso de el, llegada la hora, como un complemento a la pensión o ante determinados imprevistos.

Participantes

  • La aseguradora: la entidad que asume el compromiso de satisfacer al beneficiario del seguro la prestación contratada por el tomador, cuando se produce el riesgo en la persona del asegurado.
  • El tomador del seguro: la persona, física o jurídica, que realiza el contrato y asume el pago de la prima. Puede ser a su vez el asegurado y el beneficiario.
  • El asegurado: su vida depende el pago de la prestación. Cuando el tomador no es la misma persona que el asegurado es necesario su consentimiento para formalizar el seguro, o por otro medio demostrar su interés por tenerlo. Si se trata de un menor de edad es necesario el consentimiento expreso de los representantes legales. Si es menor de catorce años o incapacitado, no podrá asegurarse el riesgo de muerte, excepto si el capital de fallecimiento contratado es inferior a la prima del seguro o al valor de rescate.
  • Beneficiario: la persona que recibe la indemnización, el capital establecido en la póliza. Asimismo puede ser el tomador del seguro y el asegurado, siempre que se da su supervivencia.

Un seguro de vida para cada situación

El seguro de vida riesgo
En los seguros de vida riesgo el capital pactado lo recibirá el beneficiario cuando el asegurado fallezca. Si la muerte se produce por un accidente es posible duplicar o triplicar el capital. También es posible anticipar el cobro del capital de fallecimiento por padecer una invalidez permanente.

El precio, un factor a tener en cuenta

Tanto la edad como la profesión o hábitos de vida condicionan la prima a pagar a la aseguradora. Puedes elegir la prima que mejor se adapte a tus necesidades:

  • Prima natural : Pagar el seguro a prima natural significa que se irá incrementando en la misma medida que aumenta la edad del asegurado. Se trata de la forma más habitual y el inconveniente surge cuando la prima ha aumentado exponencialmente y el asegurado ha visto reducidos sus ingresos al llegar la edad de jubilación.
  • Prima nivelada: En el caso de la prima nivelada, la prima será la misma durante toda la vigencia del seguro. Es decir, en los primeros años pagarás más, mientras que en los últimos el precio será inferior al correspondiente por la edad. Pero si el seguro llega a su finalización y el asegurado sigue con vida, no existe contraprestación alguna.

El seguro de vida, como un sistema de ahorro

El beneficiario recibe el capital estipulado si vive a una fecha determinada. Este seguro sirve de hucha de ahorro para cuando se necesite y permite conseguir determinados beneficios fiscales, así como la posibilidad de cobrar la prestación en forma de renta acompañando a la pensión por jubilación.
Las aseguradoras deben informar al cliente acerca del su rendimiento financiero, el cual va relacionado con la inversión que hace la aseguradora de las primas que cobran. Cuanto mayor riesgo puedas asumir la rentabilidad puede crecer, así como las perdidas.

¿Se puede cancelar un seguro de vida y no perder el dinero pagado?

Si la póliza es un seguro de vida riesgo no es posible, pero si se trata de un seguro de vida de ahorro o mixto, sí se podría recuperar parte del dinero pagado al cumplir ciertos requisitos:

  • Reducción: se continua pagando el seguro pero el capital es menor.
  • Rescate: se percibe el importe correspondiente

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies